La información ya triturada, sin necesidad de masticarla

14 May

informacion-mediatica

Los medios venden las noticias que quieren difundir. Eso está claro. Decía Rafael Correa, Presidente de Ecuador, que “desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta”. Y no le falta razón. Pero esa falta de objetividad en la información, tiene un peligroso aliado: la dogmatización y la alienación de aquellos a los que va destinada. Si estos ponen algo de su parte, el trabajo resultará más fácil.

La raíz de la cuestión tiene mucho que ver con la educación que la gente haya recibido. Si la misma se ha aplicado a lo largo de décadas, influyendo en las sucesivas generaciones, en la dirección deseada, tendrás una efectividad mayor a la hora de manipular mediáticamente. Es un engranaje perfectamente diseñado y engrasado.

El otro día discutía sobre política con una persona que utilizaba argumentos sacados directamente de cierto medio de comunicación. No se había molestado en contrastarlos, porque encajaban a la perfección con su misma ideología política. Y cuando le preguntaba si creía en la veracidad de tales argumentos, se extrañaba. La duda era algo que no existía, porque realmente “quería” que aquellos fueran así, y si algo quieres, y alguien te lo pone en bandeja, para qué discutir. Parece como si lo normal sería contrastar una información únicamente cuando nos resulta contraria a nuestro ideario. Entonces sí dudamos de ellos, e incluso nos esforzamos bastante más de lo que normalmente haríamos, para tratar de encontrar un resquicio que nos diga “eso es, aquí está la prueba de que todo esto es mentira,.. como yo pensaba”.

Deberíamos contrastar la información que recibimos, siempre con los escasos medios que un ciudadano de a pie pueda utilizar, no solo la que no nos gusta, sino también la que sí, pero como decía antes, nos han educado para tragar con las cosas tal cual nos las entregan. Directamente, sin masticar. Y claro, luego nos atragantamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *